Historias para cambiar el mundo

Ya somos 34 países los que nos reunimos en este acto de tomar la palabra y cargarla de esperanza. En este rincón de la península ibérica también nos sumamos.

A lxs cuentacuentos, narradores/as orales, cuenteros/as, cuentistas… osea a la gente que nos emociona compartir historias de viva voz, también nos emociona saber que lo que uno cuenta es un forma de crear vinculo, de hacer pensar con sentimiento. Creo que a este mundo nuestro occidental y occidentalizado, le sobra logica y le falta sentimiento. A veces el sentimiento que le falta es de culpa (que reconocer los errores es un paso en el camino de enmendarlos), le falta sentimiento de colectividad, le falta fraternidad, que es desde luego, un sentimiento.

En Badajoz, algunas personas, también queremos cambiar el mundo y nos vamos a dar cita para recrear un momento del imaginario colectivo, cuando una mujer valiente, sin más arma que su inteligencia, se puso en primera fila ante la muerte y salvo a sus conciudadanas, a sus amigas y hermanas, de la perversidad del sistema patriarcal. Las mil y una noches.

Desde la asociación Samarana organizamos la tarde-noche del 21 de junio un acto ludico-festivo donde unimos palabra y danza. Yo soy la encargada de la palabra y mis compañeras de hacer hablar al cuerpo, que también tiene su propia forma de lenguaje. En la danza oriental el empoderamiento de la mujer es pleno, es gozoso y es saludable.

De modo que si están en Badajoz capital, pueden venir a compartir con nosotras una hora y media de baile y de cuentos en la Concejalía de Juventud. Calle Ronda del Pilar nº 20, a las 20h.

cartel_samarana

Ser y contar XIII

“Tres mil mujeres muertas son un genocidio”, dijo Sherezade a su padre.
“Una hija muerta es el peor horror”, respondió el hombre, transido de dolor.
“No temas, padre. Me has educado en la responsabilidad, debo actuar.”
“Pero, ¡tu quieres ir hacia la muerte!”. Exclamó el anciano
“No padre, contar es vivir… y voy a demostrarlo.”
Carmen Ibarlucea