Por un Tajo Vivo cerrar Almaraz

cabecerablogSé que muchas personas creen con sinceridad que la energía nuclear es limpia, que el circuito de refrigeración de los reactores es cerrado y que el agua de nuestros ríos no peligra, pero … Eppur si muove.

Gracias al informe de 12 páginas que el Movimiento Ibérico Antinuclear (por sus siglas MIA) ha presentado para el conocimiento público nos han informado de forma clara y sencilla de que la central nuclear de Almaraz ha tenido más de cincuenta y cinco incidentes desde su apertura.

Sabemos que en 2003 uno de los dos generadores diésel de emergencia se incendió y viajó a Francia para ser reparado, pero que pese a ello la central siguió funcionando con seis generadores diésel portátiles de prestaciones muy inferiores.

Sabemos que aunque las normas fijan la diferencia de temperatura entre el agua captada y la emitida en 3º e impiden que la central vierta agua al ecosistema con más de 30º de temperatura, en el caso de Almaraz esto se ha incumplido en varias ocasiones con el consiguiente aumento de la temperatura del agua, lo que conlleva la natural mortandad de peces, que da paso a una acumulación de materia orgánica que redunda en un aumento de la eutrofización, esto es un aumento de la biomasa que desestabiliza el equilibro del ecosistema, empobreciendo la diversidad.

Los reactores nucleares liberan radiactividad en el aire y en el agua de forma continua, incluso sin que ocurran accidentes, pero esta realidad se nos niega. Sin embargo para el normal funcionamiento de los reactores es imprescindible, por lo que la exposición a la radiaciones son continuadas y sostenidas.

Un reactor requiere grandes volúmenes de agua de refrigeración, esta y no otra, es la razón por la que se compensa a las comunidades que viven cerca de una central nuclear. Quiero recordarles que en este perverso sistema económico, donde nada es gratis, recibir grandes cantidades de dinero por tener una industria que ya da empleo debería ser una señal de alarma inequívoca.

Y uno no entiende por qué tanto interés en mantener abierta una central nuclear que está de sobra amortizada pero que además está obsoleta y que como cualquier tecnología del siglo XX tiene su vida limitada por la obsolescencia de sus piezas. Una central nuclear no es como un molino de viento, no va a durar quinientos años embelleciendo el paisaje, sino todo lo contrario.

Por estas razones y muchas más, organizaciones de Portugal y España convocamos la manifestación unitaria del pasado 11 de junio en Cáceres, y por esta razón nos hemos unido en una organización peninsular MIA (Movimiento Iberico Antinuclear)

Lobo amigo

lobo-pacocatalan
El domingo 13 de marzo estamos convocadas a gritar esto en las calles de Madrid, a llenar la Puerta del Sol con nuestra presencia y nuestras voces a favor del lobo ibérico. Quizás algunas personas de las que leen esto se pregunten ¿qué necesidad hay de salir a manifestarse a favor del lobo? Para esas personas escribo.

Antes de nada quiero aclarar que no soy una experta, que no soy parte de la comunidad científica, ni soy ganadera, por lo que en mi día a día el lobo es como la ballena o el oso polar, un animal con el que las posibilidades de encontrarnos son escasas. Sin embargo, como ser racional no puedo dejar de experimentar un inmensos placer al pensar que los lobos y yo somos parte de la biodiversidad que sustenta la vida.

Lamentablemente vivimos en un país en el que el maltrato animal es un buen negocio. Desde la tauromaquia, a la gestión de perreras que son en demasiados casos campos de exterminio, o la aparición creciente de mataderos por el rito halal, con esa exención cultural que les permite legalmente no aplicar el aturdimiento, hasta llegar a las prácticas de caza ilegal, en el maltrato animal hay no solo un componente de crueldad, sino que se le suma un componente de negocio a expensas del dinero de nuestros impuestos, que debería hacer reaccionar incluso a quienes no se sienten tocados por el dolor de nuestros compañeros de planeta.

En el año 2009 un programa de Informe Semanal TVE, mostraba el uso incontrolado de la caza como forma de gestión de la población de lobo ibérico en nuestro territorio. Aquel programa sacaba a la luz la cara oscura y corrupta de una práctica que dice estar regulada, pero nos alertaba de que agentes que deberían salvaguardar el patrimonio natural que garantiza la vida, se dejaban sobornar por aficionados a la caza y aparecía el caso de Sierra de la Culebra (Zamora) con empresas turísticas que usan cebos para lobos y a las que se les permite matar más allá del cupo autorizado.

Lo que ni nuestras autoridades, ni algunos sindicatos ganaderos nos dicen a las personas de a pie, es que en Portugal el lobo es una especie totalmente protegida y matarlo es delito. Pero los lobos no saben de fronteras, y esos mismos lobos que en Portugal son defendidos para que la vida salvaje siga teniendo su espacio, al pasar a nuestro territorio, pueden morir porque aquí no le damos ningún valor al equilibrio natural de los ecosistemas.

La Comunidad de Madrid va a dar muerte a 2400 cabras montesas en la Pedriza, y cada año en el Parque Nacional de Sierra Nevada, entre Granada y Almería, se da muerte a unas 200 cabras montesas y algo más de 300 jabalíes. Y si nos vamos más al norte, en la vertiente leonesa de los Picos de Europa, se da muerte por control poblacional a unos 250 corzos, rebecos, venados y jabalís cada año ¿no es extraño?

Ya he dicho desde el comienzo que no soy una experta en temas medioambientales, simplemente me hago preguntas a la luz de los datos que aparecen en la prensa. Y no me encajan.

Vivimos en una sociedad en la que el lobo, desde hace algunos siglos, es el enemigo. Los cuentos, y en eso sí soy experta, nos lo muestran como la personificación del mal. Cuando pensamos en el lobo, enseguida pensamos en Caperucita Roja y vemos a la niña inocente victima de un ser carente de moral. Pero el lobo no es un lobo en el cuento. En esto los cuentos populares son como cualquier especie viva y evolucionan con cada generación. En los cuentos los animales son metáforas del comportamiento humano, y por eso en los cuentos de los pueblos originales el lobo aparece como un ser protector, que nos salva del hambre, del frío o incluso de los malos tratos de un marido violento (cuento lakota).

El domingo 13 de marzo espero que seamos muchas las personas que gritemos en la Puerta del Sol, ¡Lobo, amigo, mi voz esta contigo! Porque solo nosotras podemos cambiar el cuento.

Las mujeres en política

Artículo publicado en la edición extremeña de ElDiario.es

Voy a decir una obviedad. Esta legislatura, con un 39,4% de representación femenina en el congreso, es la cifra más alta desde 1979, lo más cerca de ser un reflejo de la sociedad de la calle que hemos alcanzado hasta ahora. Muchas personas piensan que esto de los cupos, y de la discriminación positiva es en realidad una injusticia. Muchas personas piensan que en realidad lo justo sería que las personas más capaces, o más buenas (yo me inclino más por las buenas personas) lograran la representación sin importar su sexo, ni su género. Y sí, eso sería lo ideal en un mundo perfecto, donde las personas fueran tan libres como para que la igualdad fuera real. Y sin embargo, cuarenta años no alcanzarán para que logremos construir esa sociedad perfecta en la que el sexo no importe para construirse como persona.

En el Día Internacional de la Mujer vamos a escuchar muchas consignas, vamos a ver muchos gestos y vamos a apreciar algunas incoherencias, como hacer talleres de maquillaje solo para chicas, o poner en los carteles claros signos sexistas que relacionan a la mujer con la división de roles… y es por eso, y por la publicidad, y por la presión social al estudiar, al madurar, al afrontar la maternidad, al envejecer. Es por eso que se hace tan importante para mí visibilizar el papel de las mujeres en la política. Pertenezco a un partido de los nuevos, de los que quieren regenerar la democracia, un partido de estructura horizontal donde todas las decisiones son participadas y que lleva en sus estatutos una carga ideológica que lo obliga a tener en sus cargos representativos al menos un hombre y una mujer, cuando no dos mujeres, es lo que se llama 50+. También en ese partido llevamos en los estatutos la defensa de los Derechos de los Animales y por supuesto, en el programa electoral esos derechos se hacen visibles en el capítulo de Derechos, no en ninguno otro. Y usted que me lee se preguntará ¿a qué viene esto?

“Estamos tan condicionadas por los valores masculinos que hemos cometido el error de emularlos al precio de nuestro propio feminismo” ( Petra Kelly). Desde hace algún tiempo, a la pregunta de “¿dónde están las mujeres en política?” respondo invariablemente “en la calle defendiendo a los animales.” También están en la calle defendiendo a las personas y a los árboles, pero es indudable que el movimiento animalista supera a cualquier otro en cuanto a participación activa de las mujeres.

Cuando supe que para una mujer maltratada en cuya familia hay un miembro animal (normalmente gato o perro) el tiempo de media para salir de esa relación se alarga dos años más, que si su familia estuviera compuesta solo por humanos, tomé conciencia de hasta qué punto las mujeres arriesgamos por amor. Hasta que punto, con o sin raciocinio por nuestra parte, nos vinculamos con la vida.Voy a decir una obviedad. El pensamiento patriarcal nos ha hecho creer que las mujeres no nos preocupamos de los asuntos de la polis porque dicen que para hacer política hay que estar en un partido político, sin embargo nosotras hacemos política cada día, desde hace años en la calle.

Claro que ahora, y que los hombres que nos acompañan no se sientan menospreciados por favor, que hemos llegado en mayor número a las instituciones estamos llevando adelante una revolución silenciosa que está cambiando el rostro y los presupuestos del estado a favor de la vida.

Si leen mi perfil, habrán visto que dice “ecofeminista” y se preguntarán qué es exactamente. Yo lo defino como ese movimiento cálido de liberación que busca la igualdad en comunidad, partiendo de la base de la ecodependencia, sabiendo que somos parte de la vida en el planeta, en un plano de igualdad, pero con mayor responsabilidad debido a esta extraña capacidad que tenemos para el pensamiento racional que nos hace discernir entre el bien y el mal. Y señalo pensamiento racional pues el otro pensamiento, el que está ligado a la emoción y al saber lo que nos hace felices, lo que nos angustia, lo que nos asusta o lo que nos relaja, ese lo compartimos con la mayor parte de las criaturas vivas del planeta (y digo la mayor parte para que la comunidad científica no me acuse de falta de rigor).

Este 8 de marzo les deseo ternura para lograr la revolución definitiva.

Febrero violento

Animales-Maltratados-Extremadura

Artículo aparecido en la edición extremeña de ElDiario.es
La primera vez que me indigné al saber que las personas y los animales no tenemos la misma consideración yo era una niña que no tenía ni perro, ni gato. Estudiaba en un colegio católico y durante una catequesis fui informada de que al morir las personas van al cielo, solas. Me pareció tremendamente injusto ya que cualquiera puede ver que dentro de nuestra forma de vida, los animales nos dan la suya de mil maneras diferentes cada día.

Sentir eso en aquella época parecía algo estúpido y carente de sentido, sin embargo, en la actualidad, el sentido de la ética va ampliando los límites que le imponemos y esta forma de pensar ya no es denostada abiertamente, porque día a día, la ética va ganando terreno en nuestra sociedad.

Desde hace unos años, cada enero y cada febrero, se ha comenzado a alertar a la sociedad sobre el drama de los galgos en nuestro país al final del periodo de caza. Las protectoras denuncian que son abandonados más de 100.000 galgos y podencos cada año. Que mueren aproximadamente 75.000 galgos y podencos de forma violenta contraviniendo el Art. 337 del Código Penal.

La reforma del Código Penal ha supuesto un avance respecto de la legislación precedente en tres aspectos: la ampliación del objeto de protección, la extensión del catálogo de conductas delictivas y la mayor proporcionalidad del tipo penal entre la entidad de la acción y la pena que lleva aparejada.

Quiero usar el altavoz que es este periódico para animar a denunciar, porque la presión que suponen las denuncias visibilizan este sentir de respeto a la dignidad de la vida animal que va en aumento.

En Extremadura, como en otros muchos lugares del país, este febrero nos vuelve a presentar un rostro sombrío, sabemos que la nuestra es una región de aficionados a la caza, una práctica asociada al maltrato debido a las condiciones de vida de los perros de los cazadores.

Y en nuestra región es frecuente encontrar alojamientos que están tipificados como delito “en condiciones higiénico-sanitarias muy deficientes o sin facilitarles alimento y bebida suficiente.” Sabemos también que en muchos casos estos perros no son vacunados de la rabia, debido a la creencia de que la vacuna merma su olfato y eso también es un delito tipificado -“No someter a tratamientos veterinarios preventivos o paliativos” – que además pone en riesgo la salud pública. Alrededor de esto hay una verdadera mafia de la que no se habla y mueve mucho dinero de forma ilegal . Los delitos relacionados con el sellado de certificado sanitario de vacunación contra la rabia sin realizar esta son: Falsificación de documento público, Delito contra la salud pública y a veces intrusismo profesional.

Desde el renacimiento, cuando el galgo pasa a ser un compañero de las clases populares, nos encontramos con que cuando este animal ya no podía correr, y por tanto no servía para cazar, era sacrificado y como por lo general sus dueños no tenían escopetas, que eran muy caras, usaban la horca como método barato de sacrificio y de ahí viene la conocida imagen del galgo colgado de una encina, que nació por una necesidad económica y se ha mantenido por puro sadismo.

La problemática del galgo en nuestro país es compleja, por un lado tenemos la cría indiscriminada, lo que lleva a que su media de vida sea de dos a tres años. Las protectoras recogen machos entre enero y febrero, las hembras se abandonan en abril y mayo, cuando ya han criado.

Lamentablemente el maltrato animal es lucrativo en nuestro país, donde nos encontramos con que la mayor parte de las perreras están gestionadas por empresas desratizadoras, esto es empresas especializadas en el exterminio, y que se llevan la mayor parte de los contratos administrativos, ingresando cantidades variables según el municipio, pero que siempre proviene de fondos públicos.

Y ganan dinero personas/asociaciones que sin cumplir la normativa vigente con respecto a asociación protectora y/o casa de acogida (núcleo zoológico, control de envío de perros por parte de autoridades sanitarias etc…) exportan animales (perros/gatos) a cambio de una asignación por animal que les abonan, con buena intención desde protectoras europeas preocupadas por la alarmante situación de los animales domesticos en nuestro país. Pero por favor, no confundir con las protectoras, que son iniciativas ciudadanas no subvencionadas y que se financian con el apoyo de personas afines, que hacen su labor por amor a los animales y se dejan el dinero y las horas para paliar la injusticia de una sociedad irresponsable.

Como ciudadanas debemos tomar conciencia de dos factores, la crueldad es inmoral y además cuesta dinero al contribuyente.

No descansemos hasta que febrero deje de ser el mes del miedo.

Las mujeres en política

Voy a decir una obviedad. Estamos en campaña electoral. Quizás si usted es de las personas que la siguen a través de los medios de comunicación piensa que planificar una campaña es fácil aunque lleve tiempo, piensa (gracias a las películas de Hoollywood) que hay un pequeño grupo de personas muy preparadas que son las que lo organizan todo y que hay unos candidatos que han sido elegidos por sus dotes comunicativas y su impecable curriculum, para garantizar al electorado que está eligiendo entre lo mejor que está disponible en el supermercado de la política profesional.

Yo no sé si todo eso es cierto o no en los partidos grandes, esos que reciben créditos bancarios de cifras impronunciables, porque nunca he sido parte de ellos. Sin embargo sí estoy en política y desde las pasadas elecciones al parlamento europeo me estoy volviendo experta en hacer campañas electorales, pero el grupo de personas es grande, diverso y son las primarias quienes marcan quienes se presentan. Pertenezco a un partido de los nuevos, de los que quieren regenerar la democracia, un partido de estructura horizontal donde todas las decisiones son participadas y que lleva en sus estatutos una carga ideológica que lo obliga a tener en sus cargos representativos al menos un hombre y una mujer, cuando no dos mujeres, es lo que se llama 50+. También en ese partido llevamos en los estatutos la defensa de los Derechos de los Animales y por supuesto, en el programa electoral esos derechos se hacen visibles en el capitulo de Derechos, no en ninguno otro.

Y explicado esto le diré que cuando charlo con personas de otras formaciones políticas, sólo hay una que no exponga el problema de la participación activa de las mujeres como un quebradero de cabeza. Curiosamente ese partido es de los llamados no-generalistas y está centrado en la defensa de los animales.

Hace ya un tiempo que a la pregunta de “¿dónde están las mujeres en política?” respondo invariablemente, en la calle defendiendo a los animales. También están en la calle defendiendo a las personas y a los arboles, pero es indudable que el movimiento animalista supera a cualquier otro en cuanto a participación activa de las mujeres.

En mi partido, donde nos hemos autoimpuesto el 50+, nos las vemos y nos las deseamos porque en realidad la proporción es de 30/70… donde las mujeres somos esa minoría que debe multiplicarse para cumplir con el compromiso. Y me pongo a pensar en esto, con un poco más de detenimiento, porque me han invitado a hablar (en un acto de campaña) sobre ecofeminismo y me he preguntado a mi misma “¿donde están las ecofeministas de este territorio peninsular?” (vivo en la frontera y paso a Portugal casi cada día) y la respuesta tan obvia se ha abierto paso en mi mente con la misma contundencia con la que respondo a la pregunta sobre donde están en política. Las ecofeministas (ellas y ellos) están aquí en el trabajo tenaz, pacifico y constante de la defensa de los derechos de los animales.

El ecofeminismo es ese movimiento cálido de liberación que busca la igualdad en comunidad, partiendo de la base de la ecodependencia, sabiendo que somos parte de la vida en el planeta, en un plano de igualdad, pero con mayor responsabilidad debido a esta extraña capacidad que tenemos para el pensamiento racional que nos hace discernir entre el bien y el mal. Y señalo pensamiento racional pues el otro pensamiento, el que está ligado a la emoción y al saber lo que nos hace felices, lo que nos angustia, lo que nos asusta o lo que nos relaja, ese lo compartimos con la mayor parte de las criaturas vivas del planeta (y digo la mayor parte para que la comunidad científica no me acuse de falta de rigor).

Kara_8_12Cuando supe que para una mujer maltratada en cuya familia hay un miembro animal (normalmente gato o perro) el tiempo de media para salir de esa relación se alarga dos años más, que si su familia estuviera compuesta solo por humanos, tomé conciencia de hasta qué punto las mujeres arriesgamos por amor. Hasta que punto, con o sin raciocinio por nuestra parte, nos vinculamos con la vida.

Voy a decir una obviedad. El pensamiento patriarcal nos ha hecho creer que las mujeres no nos preocupamos de los asuntos de la polis porque dicen que para hacer política hay que estar en un partido político, sin embargo nosotras hacemos política cada día, desde hace años en la calle, tomando acción sobre lo que no nos gusta y cambiándolo. Nosotras, las personas (mujeres y hombres) que hacemos política a favor de los derechos de los animales llevamos a cabo una revolución silenciosa que desde que ha llegado a las intituciones está cambiando el rostro y los presupuestos del estado.

También abrazamos árboles, con mucho cuidado.

Viviendo el fracaso anunciado

Artículo aparecido en ElDiario.es/eldiarioex

El 31 de enero un hombre sabio me dijo, nos dijo, que apostar por una propuesta de confluencia en Extremadura era apostar por el fracaso.

Éramos consciente de que esto era cierto. Éramos conscientes de que nuestra propuesta era radical y de que podía sonar a mentira. Sin embargo, preferimos arriesgarnos y ofrecer la opción, pensando que al igual que nosotros estábamos huérfanos en el voto autonómico, a otras personas les podía suceder lo mismo.

Y por consenso, que no por primarias, me correspondió a mi ser la cara más visible de Adelante Extremadura, lo que no era una sorpresa, ni era una apuesta arriesgada para la confluencia, dado que no había entre nosotras ninguna persona que tuviera verdadera experiencia política, por lo que elegir a alguien que no sabía nada de todo esto era lo único posible.

Me sentía feliz de ser parte del movimiento de confluencia ciudadana también en Extremadura. Me sentía feliz de que también en esta región, mi región, de la que no tengo el acento como bien se encargó de remarcar Monago en el “debate” televisivo, tuviéramos la opción de apostar por gente que se preocupa de gente, en este momento de crisis política y económica que estamos viviendo.

Sin embargo creo que nadie dentro de Adelante Extremadura estaba preparado para perder por tanto. Desde luego yo no lo estaba. Nunca se me ocurrió que íbamos a perder el 75% del voto verde en Extremadura. Nunca se me ocurrió que siendo la única formación que se comprometía a comenzar el cierre de Almaraz o que decía claramente que quería derogar la Ley del Suelo y la Ley Medioambiental, los ecologistas nos abandonaran. Es de suponer que nadie puede dar crédito al hecho de que tenemos un Plan para esta región, o si lo creen, es seguro que el Plan no les gusta.

Adelante Extremadura ha recibido 1.526 votos en Extremadura, apenas un 25% de lo que obtuvieron Ecolo y M+J juntos en las pasadas elecciones de 2011. Asumo que la responsabilidad del fracaso es mía, por no haber sabido transmitir el mensaje, por no haber sabido mostrar aquello que decía John F Kennedy: “un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él”. En mi caso, estaba rodeada de personas inteligentes, trabajadoras y muy preparadas, a las que he fallado como portavoz.

No obstante no puedo dejar de alegrarme de haber apostado por algo que considero es determinante para escribir el futuro político de nuestro país, algo que se va a ir contagiando y que también en Extremadura, estoy convencida, representa el futuro político y social, la verdadera presencia de la ciudadanía en las instituciones, una democracia más verdadera, menos clasista, menos miedosa de la inteligencia colectiva.

Fracasar duele, pero no debemos temer al fracaso, debemos saber que en ocasiones es necesario que algunos fracasemos para ir abriendo camino.

En Adelante Extremadura estamos fijando la fecha de la asamblea de evaluación y proyección de futuro. Estoy segura de que de ese encuentro saldrán muchas cosas buenas, y también una persona que sepa transmitir el mensaje con más claridad. Yo estaré allí apoyando, porque fracasar no es morir.

Garantizando un futuro para nuestra juventud

Artículo en ElDiario.es/Extremadura

En Extremadura tenemos un 66% de desempleo juvenil, somos la segunda región en este dudoso honor. Sabemos que no es ninguna novedad, pero un dato así no puede dejar de escandalizarnos cada día.

Gracias al Consejo de la Juventud de Extremadura, tuvimos la oportunidad de acercarnos a lo que es la Garantía Juvenil a mediados de noviembre de 2014 con la participación de jóvenes y representantes de la administración de la ciudad de Kajaani, Finlandia. Este modelo lleva años funcionando en este país y es un éxito en como contribuye a acompañar a la juventud en su transición a una vida adulta emancipada. Puede que una parte de su éxito sea la metodología de trabajo a la hora de detectar las necesidades, en entrevistas individuales y aportar soluciones según lo que la persona, esa persona única e irrepetible necesita: orientación formativa, soporte emocional o apoyo para encontrar trabajo o emprender.

Puede parecer un esfuerzo desmedido, sobre todo desde el plano económico, y sin embargo cuando uno mira a su alrededor y le pone nombre y apellidos a ese “66 % de jóvenes sin futuro” pasa a ser una necesidad imperiosa. Ciertamente que para quienes creemos que la Renta Básica universal es una apuesta económicamente razonable consideramos que al implementarla, una primera parte, la de la desesperación económica desaparecería. Sin embargo, cualquiera que sepa algo del ser humano y nuestras necesidades emocionales, sabrá que un poco de dinero no va a solucionar el no tener un proyecto vital, un adecuado acceso a la formación, a la cultura y a la posibilidad de construir un camino que haga realidad nuestros sueños.

Por eso, con o sin Renta Básica, la Garantía Juvenil ayudaría a lograr el objetivo de devolver a las personas jóvenes la ilusión de vivir, aportando no solo recursos económicos sino también mostrándoles que la sociedad no les da la espalda y que son parte de un proyecto común.

Una cosa que nos sorprendió fue saber que desde Europa se considera que debe ponerse en marcha el protocolo de la Garantía Juvenil, cuando la joven lleva cuatro meses sin estudiar y sin trabajar, porque a los seis meses comienza a deteriorarse la autoestima. Y miramos a nuestro alrededor y no dejamos de ver a chicas y chicos que llevan años, en plural, sin hacer una cosa, ni la otra.

Desde el Consejo de la Juventud hablan de convertir la Garantía Juvenil en un derecho, lo que nos permitiría reclamarlo desde una base legal. También nos proponen establecer un Pacto Civil, donde no solo la administración se comprometa con la tarea de Garantizar un apoyo incondicional a nuestra juventud, sino la sociedad civil en su conjunto: universidad, tercer sector y por supuesto, tejido empresarial.

Sabemos que dinero hay, ya que la UE ha dotado con 1887 millones de euros para el periodo 2014-2020 al estado español, y con fecha 29 de abril fue publicada la propuesta de la Comisión Europea que está dirigida a aumentar la cantidad de prefinanciación para la asignación del FSE de la Iniciativa Europea de Empleo Juvenil del 1-1,5% al 30%. El aumento permitirá facilitar a los Estados miembros establecer rápidamente proyectos en sus regiones, y siendo Extremadura la segunda en el ranking de desempleo juvenil, estamos seguras de que nos toca una buena parte del reparto, pero lo que nos preocupa es ¿qué hará con esa cantidad el Gobierno que salga elgido en las urnas el próximo 24 de mayo?.

Lo que sí sabemos es que hoy en Extremadura las reuniones previas no son persona a persona… Ya empezamos mal.

Equo tiene un plan

Artículo aparecido en ElDiario.es/Extremadura

Cuando decimos Equo siempre pensamos en medioambiente y aire limpio, pocas veces pensamos en gestionar dinero, o en crear empleo, y sin embargo Equo tiene respuestas para el día a día, por que tenemos un plan, y muy ambicioso además.

Es un plan atípico que pone a la Persona en medio de la economía, porque sabe que las personas somos ecodependientes e interdependientes, por lo que no basta únicamente con pensar en el ahora, hay que ir más allá. Nuestra propuesta es crear empleo aquí y ahora pero solucionando también el problema que nos plantea el actual modelo económico. Un problema cotidiano con dimensiones morales que se proyectan en el futuro.

Nuestro Plan da respuestas hoy a los problemas de hoy, de mañana y más allá.

La actividad económica que ha guiado el desarrollo histórico de nuestra sociedad se debe a la explotación de tres ámbitos: los países periféricos del sistema, la mujer y la naturaleza (lo que incluye a los animales). Tres pilares injustos que no se sostienen más y que debemos dejar atrás si queremos hablar seriamente de proyecciones de futuro.

En nuestro balance de pérdidas y ganancias debemos contar con los factores reales que hacen posible la existencia de las comunidades. Desde la política y la economía oficiales, se continúa relacionando el crecimiento económico -medido por la producción de mercado- con el bienestar. Un bienestar cíclico que viene y se va al antojo de los mercados. Sin embrago, toda persona sabe que necesita algo más que PIB para lograr que su vida sea satisfactoria; el buen vivir requiere de las relaciones interpersonales, del aire y del agua limpios y del tiempo de ocio, aunque ya no como lo soñaron los revolucionarios del pasado.

Los yacimientos de empleo verde han crecido un 20% en España desde el inicio de la crisis.

Somos el primer productor de alimentos ecológicos, y abastecemos con ellos el 35% de la demanda de Europa.

Mejorar la vivienda

En Extremadura, según la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) serían más de 36.000 viviendas las que necesitarían una rehabilitación para mejorar su eficiencia energética (son 423.000 viviendas las que conforman el parque regional). Ante este potencial, podemos optar por implementar la reconversión del sector de la construcción, invirtiendo en formación. A través de un incremento paulatino de las exigencias de eficiencia energética, sería necesaria la contratación de personal cualificado para la auditoría energética, arquitectura y gestión energética. Aquí tienen cabida buena parte de las personas que la burbuja del ladrillo ha dejado atrás.

Consideramos que desde el Gobierno de Extremadura, con una inversión de 50 millones de euros, la creación de empleo podría ser cercana a 900 empleos directos y más de 1.500 indirectos. Tomando los datos de la OIT, en España la rehabilitación energética de vivienda podría suponer 1,3 millones de empleos, lo que eleva el potencial total en Extremadura a más de 20.000 nuevos empleos.

Haciendo hincapié en las energías renovables, combinando las distintas fuentes de energía limpia (solar, fotovoltaica, termosolar, eólica, biomasa e hidroeléctrica) podríamos crear 7000 empleos durante la construcción y 1000 empleos permanentes (entre directos e indirectos) con una inversión anual en torno a los 500 millones de euros (posiblemente menor debido al abaratamiento tecnológico). Con este proyecto (2016-2020) conseguiríamos aumentar la capacidad energética renovable en 1 GW. En biomasa la inversión es baja pero su potencial de empleo permanente es el mayor (más del 40%). A este ritmo, Extremadura sería la única CCAA española que se acercaría al objetivo alemán del 100% renovables en 2040.

Campo, turismo…

Y abordamos nuestro mayor sector productivo, el agroganadero. Un sector que factura 3.500 millones anuales, aunque la volatilidad de los precios pone en riesgo a los productores. Por ello nuestra apuesta es hacia la agricultura ecológica (con precios más estables) que nos garantiza la soberanía alimentaria al tiempo que aumenta las expectativas de exportación hacia países menos favorecidos para el cultivo. A través de esa conversión paulatina, con subvenciones y cambios en la normativa, daríamos respuesta a las casi 12.000 personas que actualmente están en paro en el sector. Y como en la economía circular, todo se solapa, tenemos un plan de recuperación de especies autóctonas con el doble objetivo de regenerar la dehesa y la obtención de residuos (para su posterior uso en las plantas de biomasa).

Y todo esto sin haber hablado de Turismo, que es al parecer la estrella de las esperanzas en nuestra región. Claro que en nuestro caso ponemos el acento en el ecoturismo, una demanda que concentra el 25% del sector a nivel nacional. Nuestra propuesta es fortalecer el cuidado de nuestras 69 zonas ZEPA, un privilegio ornitológico que no somos conscientes de poseer. Actualmente en Extremadura el total de ingresos por turismo es de 416 millones de euros anuales (5% del PIB).

Pero empleo verde es mucho más que empleo, es una apuesta decidida por la justicia social, no vamos a olvidar que en Extremadura hay una brecha que debe cerrarse y es la del género.

La economía que conocemos parte de olvidar a una buena parte de la población o ningunearla. Tomemos como ejemplo lo que decía Jean-Jacques Rousseau: “Mientras hayan hombres sensatos sobre la tierra, las mujeres letradas morirán solteras” o recordemos el sueño de una vida perfecta que Karl Marx expone en Das Kapital cuando describe la vida del hombre común en una sociedad comunista “sería capaz de ir a pescar por la mañana, al trabajo en la fábrica por la tarde y leerá a Platón por la noche”. En Equo nos hacemos conscientes de que las bases de la actual economía nacen sin perspectiva de género, lo que nos lleva a un resultado injusto.

Un estudio del INI nos indica que las mujeres trabajan, de media, dos horas más que los hombres en las tareas del hogar, y que por ello los hombres disponen de dos horas extra para realizar actividades que suelen estar relacionadas con excursiones o con la informática, lo que abre una nueva brecha de género.

Equo trabaja para que las personas alcancen todo su potencial, sin que el sexo sea un freno. Todas las personas, sea cual sea nuestro sexo, necesitamos afecto y un proyecto vital, las tareas de cuidado deben ser asumidas como una prioridad en una sociedad donde la economía es más que dinero, y la responsabilidad es conjunta.

Comenzábamos hablando de los tres grandes olvidos del sistema económico: la dignidad de los países periféricos, a los que les pedimos materias primas y mano de obra barata para mantener un nivel de vida insostenible en un planeta limitado como es el nuestro; la mujer, a la que hasta ahora se le ha pedido que ofrezca su tiempo en el cuidado sin recibir reconocimiento social, ni económico; y la naturaleza (lo que incluye a los animales). Y no vamos a cerrar este artículo sin mencionar lo que la ecoganaderia supone en el reconocimiento de la dignidad de los animales. Es un desafío ético que debemos afrontar sin más dilación. El trato que damos a los animales habla de quienes somos.

El PIB no es bienestar

El Producto Interior Bruto de España en 2014 ha crecido un 1,4% respecto a 2013.

La pobreza infantil en el estado español es de un 27,5%, y en Extremadura es del 46%: somos el territorio con mayor índice de pobreza infantil.

A la luz de estos datos tan simples, me hago preguntas ¿el PIB es bienestar?

Nos enseñan que el PIB mide la salud del sistema económico, pero…

Se incrementa el PIB cuando gastamos dinero en las farmacéuticas. Es decir, cuando estamos enfermos y no así cuando estamos saludables y no requerimos cuidados.

Se incrementa el PIB cuando los gastos militares, en fabricación y venta de armas, suben. Pero la paz, que es lo que realmente deseamos las personas, no es buena para el PIB.

Los indicadores que hemos creado desde la economía productivista, nos juegan malas pasadas. Abren una dicotomía entre lo que queremos y lo que decimos querer. No miran aquello que valoramos como más importante, no miran lo que se destruye y no puede volver a ser reconstruido.

Yayo Herrero, ecofeminista, señala que somos un país con récord en infraestructura, pero también en desempleo.

La pobreza en la infancia significa muchas cosas, más allá de nuestra pobreza moral, un retraso educacional a futuro. Las niñas y niños de hoy, van a ser los adultos responsables de participar y dar forma a la democracia de su tiempo. ¿Vamos a seguir organizando nuestra vida alrededor de la esfera mercantil?

Somos seres relacionales, interdependientes, nos necesitamos. Seamos valientes, atrevámonos a plantar cara a las injusticias, atrevámonos a hacernos preguntas, atrevámonos a trabajar por aquello que queremos de verdad. Existen propuestas económicas que reflejan en el balance todo aquello que nos importa, y que es fundamental para la vida. Existen propuestas políticas que se hacen responsables de gestionar el presente, sin destruir el futuro.